miércoles, 22 de diciembre de 2010

... pero con sus reglas ...

El otro día fui a solucionar unos asuntos a un Ayuntamiento, que puede pasar en cualesquiera de la isla, como persona cívica, llego al recinto y cojo un número, en este caso era el 007, coño!!! como el james bond de las películas, me repetia en mi cabeza somnolienta, y únicamente esbocé una timida sonrisa ante semejante tontería que se me había ocurrido... El caso es que esperaba mi turno, y llega una señora con un hombre muy decidido, por cómo conocía al señor que atendía y el dominio de su situación ante el espacio, deduje, muy ciertamente que se trataba de un trabajador, entonces, como se había pasado el turno y como muy bien dice la regla, si se pasa 3 turnos, hay que coger número de nuevo, este hombre coge de nuevo número y se mete delante, evidentemente el nuevo número es posterior al mio... y ahora viene la reflexión.

Personas que se creen mucho, cuando su estatus es igual que el mio, simple y llana persona, ellos ponen las reglas y yo juego con SUS reglas, lo cual no implica que las cambien según venga el viento. Si hay que esperar, esperas y punto, que para eso pones la regla... ¿que eres trabajador? pues mucho peor, por que usted tiene que dar ejemplo, por que la regla la ha puesto usted...y si lo haces que no se note, que no sea descarado, por que habemos gentes que esperamos mucho tiempo para que venga un culo gordo a colarse...

Este simple reflexión viene dada por que algunas personas o entidades  ponen unas reglas, estas reglas las rompen con un descaro inadmisible, pero es que como ya las han roto una vez, la siguiente es peor... y así se entra en un círculo, como el pez que se muerde la cola... así siempre habrá algún listo que irá un poco mas... y lo peor es que nadie se escandaliza... osea, que al final juegan unos pocos, con sus reglas...

miércoles, 8 de diciembre de 2010

la triste sonrisa eterna

...No hay mayor desdicha que sonreir aun no queriendo... En esa frase se resume la tristeza del payaso...

...la tristeza del payaso...
Una persona que  se bebe las lágrimas, antes de salir a escena
se hunde con miles de problemas, antes de salir a escena,
intenta maquillar su tristeza, antes de salir a escena
se pone una vez más su desgastado traje, antes de salir a escena
repasa su número, antes de salir a escena
se toma un calmante para el dolor, antes de salir a escena
se mira en el espejo por última vez, antes de salir a escena
se pone su destartalado sombrero, antes de salir a escena
y se pinta la sonrisa de payaso, antes de salir a escena...

y es en escena cuando crea la fantasia,
y es en escena donde crea la ilusión...
y es en escena donde la gente rie
y es en escena donde la gente aplause...

...y al volver a su espacio, el payaso se desmaquilla la sonrisa
...y al volver a su espacio, se quita el sombrero
...y al volver a su espacio, guarda su ropa vieja y sudada
...al volver a su espacio, se va....

...con la ropa guardada...
...con el sombrero destartalado...
...con el maquillaje emborronado...
...con la sonrisa borrada...
...pero se va...


como dijera Martí,…

“Triste cosa es no tener amigos,
pero más triste debe ser no tener enemigos,
porque quien enemigos no tenga,
señal de que no tiene:
ni valor que le teman,
ni honra que le murmuren,
ni bienes que le codicien,
ni cosa buena que le envidien,
ni talento que haga sombra”…

salud!!!!!!!

lunes, 6 de diciembre de 2010

El maquillaje de payaso

Cuando nos enfrentamos a un público infantil, la elección del atuendo debe ser estudiado por ser muy delicado, cada prenda tiene que tener una intencionalidad y por supuesto la elección del tipo de maquillaje debe ser meditado.

Personalmente me inclido hacia una indumentaria funcional y sobria, con colores vivos pero ante todo, cómoda, lo mismo que el maquillaje, creo snceramente que los maquillajes sobrecargados y barrocos, lo único que hace es poner una barrera entre el usuario (niño) y el personaje, lo cual nos haría esforzarnos más en a labor lúdica para acercar al niño. Lo más acertado es minimalizar el maquillaje y poner una mnínima diferencia entre el personaje y la persona, para que el niño no se sienta intimidado, y donde el único objetivo sea pasarlo bien y sacar infinidad de sonrisas. apaguen las luces que empieza el show. buenas noches :D


sábado, 4 de diciembre de 2010

Soltar adrenalina: minidisco

Uno de los mejores momentos para mi es el magnífico final de ritual norcutrno que supone la minidisco. La minidisco es un espacio temporal lúdico donde los niños de más o menos edad tienen la doble finalidad de: soltar adrenalina, trabajar la motricidad como objetivo general básico e indiscutible, pasarlo bien. El ritual comienza con la conversión al personaje, es decir, transformación de la persona al personaje, al clown, ese payaso que va a guiar mediante los ritmos y los bailes a los niños, un maestro de ceremonias. A lo largo de una hora, los niños y los padres se muestran cómplices con todos los guiños, chascarrillos y bromas que se suelen hacer, normalmente se suele empezar con una cadencia media, para ir "in Crescendo" hasta terminar en un culmen. El final es como una gran catarsis que sirve de nexo para presentación del show. cierren los ojos, imaginen, disfruten, respiren y bailen, el resto lo hace el payaso. Buenas noches.

http://www.youtube.com/watch?v=_qz8VP7Vabs